• In English
  • Cómo programar tu termostato para ahorrar energía al máximo

    SEO Thermostat banner

    Según una actualización de 2015 del U.S. Energy Information Administration, la factura de electricidad mensual promedio en Estados Unidos es de $136.00. Puedes ahorrar hasta 10% en tus gastos de calefacción y aire acondicionado con solo bajar tu termostato unos 7° a 10°F durante 8 horas al día.1 Eso significa que puedes ajustar tu termostato antes de irte al trabajo y al acostarte todos los días, y podrías ver ahorros reales en tu factura de electricidad.

    Incluso una pequeña cantidad de ahorros se van sumando con el tiempo. Por eso, hemos creado una lista de consejos para ahorrar energía para ayudarte a sacarle el mayor provecho a tu termostato y ahorrar dinero en servicios públicos.

    Los termostatos "inteligentes" y los termostatos tradicionales

    Dependiendo de la época del año y el lugar en que vives, ajustar tu termostato a temperaturas más bajas durante el día y la noche puede ayudar a aumentar tus ahorros en energía. Puedes hacer esto con un termostato manual (tradicional), un termostato programable o un termostato inteligente. Los termostatos programables te permiten establecer un horario para los cambios de temperatura según los patrones diarios de tu familia, por ejemplo, cuando se duermen, cuando despiertan, cuando se van al trabajo o la escuela, y cuando regresan a casa. Muchos termostatos programables te permiten crear un horario único para cada día de la semana con varios cambios de temperatura diarios, mientras otros tienen opciones de programación más básicas o una cantidad limitada de ajustes de temperatura que pueden hacerse diariamente. El termostato seguirá tu horario hasta que tú vuelvas a programarlo.

    Por otro lado, los termostatos inteligentes usan la tecnología para ajustar la temperatura de tu hogar según tu horario y tus preferencias, para que no tengas que hacer cambios manuales. Algunos requieren que programes un horario inicial que el termostato ajustará con el tiempo. Otros no requieren que programes nada y se ajustarán a tus llegadas y saldas automáticamente. Algunos usan detectores de movimiento para determinar si hay gente en la casa o no, y la mayoría ofrecen opciones para anular la programación inteligente con programación personalizada si es necesario. Estos termostatos encuentran maneras de reducir el uso de tu aire acondicionado o calefacción a través de cambios graduales, como apagar el sistema de calefacción y aire acondicionado unos minutos más temprano de la hora que programaste inicialmente o ajustar la temperatura preferida unos cuantos grados durante las horas en que no notarás la diferencia.

    Programar tu termostato en la temperatura correcta

    En términos generales, durante el invierno, puedes programar tu termostato a 68° mientras estás despierto y bajarlo cuando estás dormido o fuera de la casa. En el verano, ajusta el termostato a 78° cuando estás en casa y súbelo cuando estás fuera.2 Lee algunos consejos adicionales para el verano y el invierno o visita nuestras páginas de Consejos para la factura de verano y Consejos para la factura de invierno.

    Consejos para ahorrar energía en verano

    • Mantén el termostato en la temperatura más alta posible
    • Cubre tus ventanas con cortinas, persianas o mosquiteros de ventana oscuros para mantener tu casa fresca
    • Planta árboles de hoja caduca para crear sombra alrededor de la casa

    Consejos para ahorrar energía en invierno

    • Mantén el termostato lo más bajo posible
    • Deja que el sol entre por las ventanas para calentar la casa durante el día
    • Usa una cobija adicional en las noches y baja tu termostato

    Cómo cambiar a un termostato "inteligente"

    La mayoría de los termostatos inteligentes te permiten monitorear y controlar la temperatura de tu casa desde un teléfono inteligente o aparato inteligente. Dependiendo de tu presupuesto, ubicación y estilo de vida, quizás quieras considerar comprar un termostato inteligente como una manera de ahorrar dinero sin tener que pensar en ajustar el termostato ni acordarte de hacerlo.