Crea un bloqueador de corriente de aire para tu puerta

Dificultad del proyecto: Fácil

Tiempo: Una hora (dependiendo de tu nivel de creatividad)

Materiales necesarios: Cinta de medir, tela, relleno para almohadas/poliéster, granos de arroz o de maíz, aguja e hilo, máquina de coser o cinta para unir telas si no te gusta coser

La mayoría de las casas tiene o ha tenido puertas exteriores por las cuales se fuga aire a través de grietas y juntas. Esto no solo es un desperdicio de energía que podría aumentar tu factura de servicios públicos o de electricidad; además hace que tu casa sea menos cómoda. Hay varios bloqueadores de corriente (llamados también víbora para puerta, salchicha para puerta, protector de puerta, etc.) que puedes comprar por $10 a $20, pero ¿por qué no tomarse un tiempito para crear un bloqueador que combine con tu estilo personal y la decoración de tu hogar?

Gracias a la abundancia de sitios web de mejoras para el hogar y manualidades, hay muchísimas ideas de cómo hacerlo tú mismo, y esta es una de las más fáciles y la que probablemente despierte tu espíritu creativo. Toda la familia puede participar en este proyecto: cada uno puede decorar su propio bloqueador de corriente. Una vez que hayas decidido el estilo que quieres lograr, reúne tus materiales y sigue estos pasos. Tu casa estará libre de corrientes (y tendrá más estilo) rápidamente. 

Estas instrucciones son nuestra versión supersimplificada de este popular proyecto.

  1. Mide la base de cada puerta por la cual entre corriente. Si usas tela, córtala del largo de tu puerta, sumando una pulgada para la costura y nueve pulgadas para el ancho. 
  2. Plancha la tela antes de doblarla. 
  3. Dóblala a la mitad a lo largo, con el lado de adentro hacia afuera. Une la tela doblada con alfileres y cose el lado largo y unido con alfileres, dejando aproximadamente media pulgada. Asegúrate de volver a coser ambos extremos para fortalecer la costura. Si lo prefieres, puedes usar cinta para unir telas.
  4. Luego de haber cosido la tela a lo largo, cose o cierra con cinta un extremo (repasa la costura en ambos extremos) y dale vuelta para que el lado correcto de la tela quede hacia afuera.
  5. Inserta el relleno en tu bloqueador y asegúrate de dejar suficiente espacio para coser, pegar con goma o con cinta el bloqueador cerrado. Asegúrate de que aproximadamente la mitad del relleno sea   de material esponjoso como poliéster o relleno de almohada y otra mitad un material más pesado como arroz, frijoles o maíz. Con esto te asegurarás de que el bloqueador no se mueva.
  6. Cierra el extremo final con hilo y aguja, pegamento de tela o lo que prefieras.